El uniformado continúa trabajando con normalidad en la localidad, de acuerdo a lo confirmado desde la fuerza. //Foto: Ilustrativa.

Un sargento primero de la Policía de Misiones fue denunciado en la ciudad de Leandro N. Alem por robarle una tarjeta a un detenido y utilizarla para cargar combustible en su vehículo, confirmaron a El Territorio fuentes internas de la fuerza y el propio denunciante.

La víctima del insólito -y grave- hecho es un hombre de 35 años que a fines de febrero fue detenido tras una denuncia por un delito contravencional. Una vez concretado el procedimiento, el joven fue trasladado a la Comisaría Segunda, donde, como habitualmente ocurre en este tipo de casos, estuvo durante 24 horas en una celda.

Sin embargo, según se reconstruyó hasta el momento, en ese tiempo un uniformado que participó del procedimiento tomó su tarjeta Ualá y se dirigió a una estación de servicios local para cargar 800 pesos en combustible. Se trata de un uniformado que estuvo durante esa jornada en la guardia de la Seccional.

Según pudo saber este medio, ese era el saldo que tenía el plástico, por lo que el damnificado cree que si hubiera más dinero en su cuenta el perjuicio iba a ser más grande. Cuando el infractor recuperó su libertad se percató a través de la aplicación del gasto que no había hecho. Esto resultó muy fácil de comprobar, puesto que cuando se hizo la compra él estaba privado de su libertad.  

El hombre notó el faltante en su casa por lo que luego de pensarlo realizó la correspondiente denuncia. Desde la Unidad Regional VI tomaron cartas en el asunto, con orden judicial pidieron las cámaras de seguridad del surtidor y allí comprobaron que el sargento había hecho la compra y que ni siquiera se había tomado el trabajo de sacarse el uniforme de la institución.

Además de la investigación interna, se dio intervención al Juzgado de Instrucción Cinco de Alem, quienes ordenaron que se le notifique la acusación en su contra al funcionario, pero que quede en libertad. Según confirmaron desde la fuerza, hasta ahora sigue trabajando con normalidad.

«Me detuvieron cerca del mediodía de un día y estuve hasta las 10:30 del otro día. Cuando llegó a casa y ordeno mi mochila, billetera y demás me percató que no tengo las llaves de la casa de mis viejos dónde me estaba quedando, algunos efectos personales y en la billetera mis tarjetas de débito, así que entró a la App de una de ellas y veo que tuvo movimientos la tarde noche que yo estuve detenido», contó a este medio el denunciante, que prefirió no ser identificado.

«Yo estaba bastante molesto por toda la situación de ser detenido y el trato que recibí, para mí injustificadamente, así que todavía eso era una tomada de pelo. Le comento a mis viejos y ellos me insistieron que no haga nada para no tener problemas y demás, pero hablando con un amigo que también es policía me indicó que podría hacer», amplió.
Señaló que luego hizo la correspondiente denuncia y que lo llamaron para que ratifique sus dichos semanas después, pero que no sabe cómo avanzó el caso.

Source :