Ayer las pesquisas se concretaron en una vivienda de calle Larrea de Oberá y una chacra de Campo Grande. “Esto recién está comenzando”, dijeron desde la querella

Hoy continuarían con un nuevo allanamiento en la zona Centro

La octava jornada de búsqueda concluyó sin novedades respecto al hallazgo de restos de Mario Fabián Golemba (27), visto por última vez el 27 de marzo de 2008 cuando viajó desde Picada Indumar, Dos de Mayo, para una consulta con una nutricionista en Oberá.

Ayer las pesquisas ordenadas por la jueza Federal de Posadas María Verónica Skanata se concretaron en una vivienda de calle Larrea al 500 de Oberá y en una chacra de Campo Grande.

Ambas locaciones surgieron a partir de declaraciones e indicios aportados por testigos de identidad reservada y material surgido en operativos y allanamientos de los días previos.

El procedimiento de calle Larrea se concretó a metros el terreno baldío excavado el martes. En el lugar, los peritos de las fuerzas federales descendieron hasta el fondo de un pozo en desuso de unos diez metros de profundidad, donde no encontraron ninguna evidencia significativa para la causa.

Mediante el servicio de un camión atmosférico desagotaron un pozo ciego, donde tampoco hallaron rastros, al igual que en una excavación en el patio de la misma propiedad.

Según averiguó El Territorio, en el lugar años atrás habría residido un policía. Luego funcionó una agencia de seguridad privada que más tarde se mudó a otro domicilio.

En tanto, a primera hora de la tarde la comitiva de funcionarios y fuerzas federales se trasladaron hasta una chacra situada en a la altura del kilómetro 912 de la ruta nacional 14, a unos dos kilómetros del acceso a la localidad de Campo Grande.

En esa propiedad, que se ubica a pocos metros de la arteria nacional, trabajaron con el georradar y canes rastreadores, tras lo cual realizaron excavaciones. El operativo tampoco arrojó resultados positivos.

Siguen hoy

Si bien con el correr de los días la ansiedad fue ganando terreno y la ausencia de restos siembra interrogantes, desde la querella que representa los intereses de la familia Golemba destacaron los avances logrados hasta el momento.

Además, vale resaltar que recién hace un año la causa se tramita en la justicia federal, luego de trece años sin avances en el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá.

“Hay que remarcar que la búsqueda de las personas desaparecidas, en desaparición forzada, es un legado Constitucional. Además de ello, en los procedimientos se pudo lograr incorporar gran cantidad de material probatorio de mucha trascendencia para la causa que debe ser analizado por la fiscal. Esto recién está comenzando”, subrayó el querellante Rafael Pereyra Pigerl.

Se desagotó un pozo sin resultados positivos.

Con los operativos de la víspera en Oberá y Campo Grande, la búsqueda de restos de Golemba ya abarcó diferentes puntos en tres localidades de la zona Centro.

Los operativos continuarían hoy, aunque al cierre de esta edición no se difundió la ubicación de las posibles locaciones para no interferir en las pesquisas.

De las tareas participa personal de Gendarmería Nacional Argentina (GNA), Prefectura Naval (PNA), Policía Federal (PFA) y del Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (Sifebu), dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación.

Catorce años después

Eliezer Golemba, hermano de la víctima, viene participando de todos los operativos y destacó la labor de la justicia federal, luego de que la causa prácticamente no tuvo avances durante los trece años que estuvo bajo la órbita del Juzgado de Instrucción Uno de Oberá.

“Esta causa recién empieza y suena raro decirlo después de catorce años, pero la investigación seria comenzó el año pasado cuando pasó a la Justicia Federal, y fíjense todo lo que se logró en un año. En este corto tiempo el expediente reunió más cuerpo que durante más de una década en manos de la Justicia provincial. Es una falta de respeto decir que lo anterior fue una investigación. Esta es una investigación”, remarcó en diálogo con los medios.

Si bien reconoció que a lo largo de la última semana alternó entre momentos de euforia y desánimo, ya que a pesar del trabajo desplegado no se encontraron restos de su hermano, también opinó que la pesquisa avanzó notablemente.

“Si no aparece el cuerpo de Mario la causa va a continuar y van a seguir buscando. Pero más allá de eso, como es un delito de lesa humanidad, es imprescriptible y puede juzgarse sin el cuerpo”, remarcó.

Por su parte, Pereira Pigerl reconoció que “es muy difícil encontrar a personas que sufrieron el delito de desaparición forzada, y además en este caso pasaron más de catorce años”.

“El tiempo siempre juega en contra para encontrar restos humanos. Es complicado, pero también es obligación del Estado el buscar por todos los medios posibles los restos y la restitución a la familia para dar inhumación correspondiente”, recalcó.

Más allá de necesaria reparación, también citó que se trata de un delito imprescriptible y seguirán buscando a Golemba. 

Source :