El pasaje mínimo valdrá $50 con la tarjeta plástica en la capital misionera y $70 en efectivo. Vecinos disconformes se quejan del servicio prestado y piden más frecuencias.

En medio de descontentos y reclamos por compromisos incumplidos, regirá desde hoy en toda el área metropolitana la tercera suba del boleto urbano de pasajeros para este año, que había sido aprobada en marzo pasado para los municipios de Posadas, Garupá y Candelaria. Los dos incrementos anteriores se habían dado en marzo y junio pasado. 

El valor de un viaje costará 50 pesos con la tarjeta Sube en Posadas y 70 para quien abona el pasaje en efectivo. Hasta ayer los valores eran 40 y 60 pesos, respectivamente. En tanto, el servicio entre Posadas y Garupá pasará a costar 65 con Sube y 90 pesos para quien paga en efectivo. Hasta ayer los pasajeros abonan 52 pesos con Sube y 80 sin el plástico.

Y el servicio entre Posadas y Candelaria pasará a valer 76 pesos con Sube y para quien abone en efectivo, el costo llegará a 100. Hasta ayer los viajes costaban 61 con Sube y 90 sin la tarjeta. 

Exigencia para las empresas

Al firmarse el decreto 280/2022 de actualización tarifaria en marzo pasado, la Municipalidad de Posadas instó a las empresas que prestan servicio en la capital misionera a «garantizar mayor frecuencia horaria, ampliar recorridos, refaccionar y colocar nuevos refugios para pasajeros y ofrecer más lugares de venta de tarjeta Sube», entre otras mejoras, una exigencia por la que aún esperan los usuarios.

Se requirió a las prestatarias colocar 187 refugios o paradas nuevas en distintos lugares de la ciudad. Cada compañía fue exigida en base a su participación dentro del Sistema Integrado de Transporte Urbano y Metropolitano de Pasajeros.

También se las obligó a ampliar recorridos y frecuencias que lleguen hasta el Parque de la Salud, colocar cortinas en las unidades y aire acondicionado, entre otros beneficios para los usuarios.

Source :