La titular del PRO, Patricia Bullrich, criticó al gobierno porteño por mostrar «miedo». Le contestaron varios ministros de Horacio Rodríguez Larreta. Otros, como Jorge Macri y Diego Santilli, buscaron acallar el debate público. Hasta el momento, Mauricio Macri no se pronunció.

Patricia Bullrich cuestionó el accionar de Horacio Rodríguez Larreta.

La actuación de la Policía de la Ciudad el sábado pasado tras vallar todos los accesos a la casa de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner siguió generando discusiones dentro de Juntos por el Cambio que profundizaron tensiones previas por posicionamientos electorales, principalmente entre la exministra de Seguridad Patricia Bullrich y los sectores «duros», por un lado, y los funcionarios del Gobierno porteño, que la acusan de «ser funcional al kirchnerismo».

El cruce de reproches se inició durante el fin de semana pero se intensificó en la noche del domingo, luego de que Bullrich criticara fuertemente la labor de la policía porteña que el sábado último instaló vallas para sitiar la esquina de Juncal y Uruguay, donde vive la vicepresidenta cuando se encuentra en la Ciudad de Buenos Aires, un operativo que incluyó filmaciones desde terrazas y culminó en choques con manifestantes, represión con palazos y gas pimienta, y algunos detenidos, entre ellos legisladores del Frente de Todos en actividad y con mandato cumplido.

«Cuando vos tomás la decisión de poner la valla, la mantenés. Y no te corrés de ahí. Lo que te están poniendo en duda no es la valla, eso es simbólico. Ponen en duda tu Gobierno. El Gobierno está en el que mantiene el orden. Y vos no podés entregar ese orden«, manifestó Bullrich al cuestionar el operativo de seguridad y, en particular, que tras los enfrentamientos los efectivos se hayan retirado del lugar.

Las críticas de la titular del PRO no quedaron allí, porque luego insistió en que «si vos tenés miedo, le transmitís ese mismo miedo de la Policía».

Y agregó, también como reproche, que las calles de la Ciudad «siempre están tomadas», lo que según ella genera la percepción de debilidad por parte de quienes la gobiernan, en este caso Horacio Rodríguez Larreta, quien por otro lado aspira a ser candidato a presidente.

«Nos ven débiles por eso. Dicen que Juntos por el Cambio nunca va a gobernar porque le toman la calle», añadió Bullrich.

Foto: Horacio Culaciatti.

La respuesta de los larretistas

En respuesta, el jefe de Gabinete de la Ciudad, Felipe Miguel, el primer funcionario que habló tras los incidentes, calificó como «desafortunadas» las declaraciones de Bullrich y advirtió que «estos comentarios son funcionales al kirchnerismo», según declaró  a Radio con Vos.

Y en dos entrevistas por TV, el funcionario porteño añadió que las declaraciones de Patricia Bullrich «tienen un interés personal» y una visión «cortoplacista».

«Prioriza intereses personales por encima de los intereses de la República», acusó el funcionario porteño, siempre en referencia a Bullrich.

La titular del PRO también recibió críticas de la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, una de las candidatas a suceder a Larreta en la jefatura de gobierno de CABA en las elecciones locales de 2023.

«En un momento tan delicado de la Argentina, la sociedad espera una oposición unida, que resuelva sus diferencias internamente. No le hagamos el juego al kirchnerismo populista y violento. Fortalezcamos Juntos por el Cambio», declaró Acuña al responder las palabras de Patricia Bullrich.

La cúpula larretista, apuntada por Bullrich.

En la interna también se puso del lado de Larreta el senador nacional Esteban Bullrich, quien el domingo aseguró por las redes: «Aunque sea políticamente incorrecto decirlo dentro de nuestro espacio, quiero destacar la decisión de Horacio Rodríguez Larreta de buscar y encontrar una salida, aunque sea provisoria, a la crisis que vivimos anoche».

De ese modo se refirió a la situación vivida en el barrio de la Recoleta entre la tarde y la noche del sábado.

También le contestó a Patricia Bullrich el ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro, quien subrayó que al gobierno de CABA no le va a «temblar el pulso para restituir la paz social».

«No se trata de quién mantiene más la valla», advirtió D’Alessandro en respuesta a lo dicho por la exministra de Seguridad de la gestión de Mauricio Macri, y manifestó que a la gestión de Larreta no le va a «temblar el pulso para restituir la paz social».

D´Alessandro consideró también que Bullrich «resulta funcional al kirchnerismo, que pretende caos y violencia», por lo cual exhortó a todos los sectores de JxC a «unirse y dejar de lado las mezquindades políticas».

Piden que se discuta en privado

Por su parte, el ministro de Gobierno de la Ciudad, Jorge Macri, otro anotado para la disputa por la jefatura de Gobierno en 2023, buscó aplacar el debate al señalar que «lo de Patricia es un punto de vista; el martes tenemos un almuerzo del PRO y prefiero discutirlo ahí».

Jorge Macri llamó a discutir «en privado». / Foto: Raúl Ferrari.

«Todo operativo puede ser opinable, pero hay que discutirlo en privado», amplió el funcionario, y planteó que «la unidad (dentro de la coalición opositora) hay que cuidarla», ya que, dijo, «los vecinos nos piden firmeza en la calle y unidad política».

En tanto, el diputado nacional Diego Santilli, en la misma línea, se preguntó por redes sociales: «¿A quién le servía que la tensión de ayer termine en una tragedia? Ya vimos a qué está dispuesta Cristina para proteger su impunidad. No nos corramos del foco ni seamos funcionales el kirchnerismo».

Esta tensión dentro de JxC, que adelanta la discusión por las PASO de 2023, para las que tanto Larreta como Patricia Bullrich aspiran a postularse como precandidatos presidenciales, dominará seguramente el almuerzo que la cúpula del PRO tiene agendado para mañana al mediodía, y donde se aguarda una áspera discusión entre los sectores larretistas y los «halcones» referenciados en Bullrich.

Hasta ahora, el expresidente Mauricio Macri evitó tomar postura en la discusión y usó sus redes únicamente para culpar a la vicepresidenta por «el desborde» y «la alteración de la paz», para luego adjudicarle la responsabilidad por un nuevo «atropello a las instituciones».

Source :